domingo, 8 de julio de 2012

Origen e historia de la Psicología Deportiva


Fuente: http://ocw.ehu.es/ciencias-sociales-y-juridicas/psicologia-del-deporte/contenidos/origen-e-historia-de-la-psicologia-del-deporte


Psicología Deportiva

    ORIGEN E HISTORIA DE LA PSICOLOGÍA DEL DEPORTE

El deporte, a tenor de su contrastada universalidad y de su progresiva
implantación en todos los estratos de la sociedad, constituye uno de los
fenómenos culturales más representativos de nuestro tiempo. Es, sin duda, una
de las actividades humanas que más protagonismo y más consideración social
ha alcanzado en las últimas décadas. Su arraigo en la sociedad contemporánea
es tal que podemos investigar y abordar este apasionante tema desde multitud
de perspectivas: relacional, formativa, lúdica, técnica, profesional, comercial,
política, etc.; pudiendo comprobar, de hecho, como en cualquier comunidad, al
margen de las inevitables diferencias sociales, culturales y económicas,
prácticamente todos los sujetos prestan atención, se divierten, sufren, se
aburren, se alegran y vibran con los acontecimientos deportivos. Tanto es así
que no ha de extrañar que autores de la talla de J.M. Cagigal (1966) o de G.C.
Roberts (1995) consideren que las actividades deportivas satisfacen, en muchas
ocasiones, algunas de las necesidades más profundas del hombre.
Ahora bien, a diferencia de otras áreas donde interviene la psicología, el
deporte es un enrevesado mundo que mueve miles de millones y miles de
espectadores. Los presupuestos de algunos grandes clubes de fútbol o de
competitiva. Aun más, hablamos de “deporte” cuando personas o grupos de
baloncesto sobrepasan los 60 millones de euros por temporada, la Fórmula 1
reparte cientos de millones en premios -lo mismo puede decirse del tenis y del
golf-, los Juegos Olímpicos son presenciados por gente de todo el mundo,
determinadas etapas del Tour de Francia o determinados partidos de la selección
pueden paralizar por completo un país, los periódicos deportivos tienen mayor
número de lectores que los dedicados a cualquier otro tema, incluso, algunos
deportistas llegan a ser más populares que los presidentes de sus respectivos
países. Por eso, acostumbramos a decir que uno de los principales rasgos que
caracterizan al deporte en la actualidad es su manifestación eminentemente
competitiva. Aun más, hablamos de “deporte” cuando personas o grupos de
personas compiten entre sí por obtener el mejor resultado, lo cual implica que,
forzosamente, deportistas y entrenadores han de orientar todos sus esfuerzos
hacia un objetivo principal: rendir al máximo, batir records, ser los mejores en
su deporte, en suma, ganar. De esta forma el deporte se convierte en unOrigen e historia de la psicología del Deporte

12

verdadero reto para el ser humano, tanto a nivel individual como colectivo y
social, y no sólo para aquel que lo práctica sino también para el equipo técnico
que le rodea y para los investigadores interesados en la temática del alto
rendimiento.

En efecto, durante los últimos años la actividad deportiva se ha
incrementado extraordinariamente en las sociedades tecnológicamente
avanzadas, tanto en su faceta de iniciación y práctica amateur como en el
ámbito del alto rendimiento y de la competición, llegando a convertirse en un
fiel exponente de su nivel de bienestar. De hecho, las sociedades que han sido
capaces de superar el llamado “estado de naturaleza” y han conseguido dar
cumplida respuesta a las necesidades básicas de sus miembros, han visto como
la cantidad y variedad de los deportes practicados en su área de influencia ha
crecido vertiginosamente, lo que a la postre ha traído consigo un importante
incremento del número de técnicos y profesionales dedicados a su enseñanza y
a la obtención de mayores y mejores rendimientos deportivos. Sin embargo,
hemos de tener en cuenta que este vertiginoso crecimiento está íntimamente
relacionado con la idea del deporte como espectáculo, como fuente de
distracción, diversión y emoción; y que su resonancia, ampliada y multiplicada
gracias a los modernos medios de comunicación social -especialmente la
televisión-, ha permitido y facilitado la aparición de una floreciente industria
relacionada con la actividad física y el deporte, una industria a la que interesa
económicamente promover, impulsar y potenciar cualquier tipo de encuentro,
certamen o competición deportiva.

Por otra parte, también las entidades de representación social: colegios,
asociaciones de vecinos, ayuntamientos, administraciones locales o gobiernos
autónomos, han incrementado los presupuestos dedicados a este tema,
promocionando el deporte lúdico y popular mediante la construcción de nuevas
instalaciones, la contratación de especialistas, la organización de competiciones
deportivas o la subvención económica de tales actividades. Y es que el papel
que cumple el deporte dentro del desarrollo de una persona no se reduce, como
sabemos, únicamente al ámbito fisiológico, sino que en la práctica de cualquier
actividad deportiva aparecen implicados aspectos que trascienden y sobrepasan
lo estrictamente físico. Nos estamos refiriendo aquí a cuestiones tan esenciales
para el ser humano como el fortalecimiento de la voluntad, la promoción del
autoconocimiento, el desarrollo de la personalidad o la apreciación del trabajo
continuado como camino para conseguir los logros futuros, toda una serie de
cuestiones que, asociadas al deporte, afectan a la salud y bienestar de los
individuos a lo largo de todo su ciclo vital.Origen e historia de la Psicología del Deporte

13

Existe, por tanto, una íntima y forzosa relación entre la práctica deportiva y
la dimensión psicológica del ser humano, entre el deporte y la psicología, y es
precisamente esta certeza la que nos anima, como psicólogos que somos, a
tratar de profundizar más en este fascinante tema. Compartimos la idea de Riera
(1985) de que el conocimiento psicológico no debería ser patrimonio exclusivo
de los psicólogos, sino que sería deseable que todos los que integran la
comunidad deportiva, especialmente los entrenadores y los deportistas, tuvieran
elementos de juicio suficientes para poder identificar los factores psicológicos
que influyen en la práctica y en el rendimiento deportivo.
Asimismo, pensamos que la Psicología del Deporte es, sobre todo y antes
que nada, una subdisciplina de la psicología, una especialidad de esta
controvertida ciencia que trata de aplicar los principios del saber psicológico al
campo de la actividad física y el deporte, y no, como se ha especulado, una
disciplina perteneciente al campo de las ciencias del deporte y del ejercicio
físico. Sin embargo, también somos de la opinión de que la Psicología del
Deporte ha de contemplar todos aquellos cambios que se están produciendo en
la organización y manifestaciones de las actividades deportivas, recreativas y
competitivas como consecuencia del acceso a la práctica deportiva de nuevos
grupos sociales en su tiempo de ocio. Como acertadamente señala Lorenzo
(1997), la psicología, como ciencia de apoyo al deporte y al deportista que es,
“está destinada a suministrar un análisis de la vertiente psicológica de la
actividad física y deportiva, para ayudar a la solución de los múltiples
problemas asociados con la práctica del deporte” (p. 35).
Por todo ello, consideramos que la Psicología del Deporte ha de ocuparse,
por un lado, de los factores psicológicos que determinan el ejercicio y la
práctica deportiva; y, por otro, de los efectos psicológicos que se derivan de tal
participación. Precisamente, la mayoría de los estudios actuales sobre el tema
apuntan a estos dos objetivos: a) aprender el modo en que los factores
psicológicos afectan al rendimiento físico de los individuos, y b) comprender la
forma en que la participación en el deporte afecta al desarrollo, la salud y el
bienestar personal. Así las cosas, podemos afirmar que la Psicología del
Deporte surge como un esfuerzo sistematizado para estudiar y potenciar el
comportamiento deportivo, y aunque sus primeras manifestaciones aparecen
asociadas al deporte de competición, posteriormente se ha ocupado también de
todas aquellas expresiones de la práctica deportiva relacionadas con el
aprendizaje motor, el ocio, la salud o la integración social. En concreto, y dicho
con palabras de Weinberg y Gould (1996), la Psicología del Deporte y del
Ejercicio Físico no es sino “el estudio científico de las personas y su conducta
en el contexto del deporte y la actividad física” (p. 8), una definición que por suOrigen e historia de la psicología del Deporte

14

sencillez y su calado nos acerca a la verdadera dimensión de esta joven
disciplina.
Para ilustrar esta idea, veamos a continuación algunos de los aspectos de la
actividad física y deportiva donde interviene en gran medida la psicología,
aspectos que por su alcance y su importancia han despertado la curiosidad y el
interés de gran número de investigadores:
Como se desprende del contenido de este breve e incompleto recuadro, la
Psicología del Deporte es una ciencia dedicada fundamentalmente al estudio
del comportamiento del ser humano antes, durante y después de la práctica
deportiva, sobre todo en la situación de competición, donde los deportistas
tratan de aprovechar al máximo sus recursos y su potencial. Precisamente, en su
calidad de ciencia aplicada, la Psicología del Deporte trata de identificar,
comprender y explicar aquellas teorías y técnicas psicológicas que pueden ser
utilizadas en el deporte con objeto de mejorar el rendimiento y el desarrollo
personal de los deportistas. Ahora bien, esta especialidad psicológica también se
ocupa de la investigación y del abordaje de todos aquellos problemas
psicológicos asociados a la práctica deportiva que representan dificultades de
interacción sana con los demás, tanto en lo que se refiere a la percepción del
mundo, las actitudes hacia uno mismo, la tensión psíquica o el control del
estrés, como a la incapacidad para alcanzar las metas propuestas, la
insatisfacción personal o las dificultades para manejarse convenientemente en el
Principales temas de investigación en Psicología del Deporte
· La influencia de la práctica deportiva sobre la personalidad de los practicantes.
· El efecto positivo del ejercicio físico sobre el rendimiento profesional.
· La implicación de los procesos psicológicos en la práctica del deporte.
· El aprendizaje de destrezas motrices.
· La influencia del deporte en la adquisición de valores culturales y hábitos de conducta.
· Control de los estados emocionales negativos y cultivo de las emociones positivas.
· La preparación mental del deportista para el alto rendimiento.
· El entrenamiento en imaginación para perfeccionar la ejecución deportiva.
· La formación de las cualidades de decisión, confianza y dominio de sí mismo.
· La influencia del entorno en la práctica del deporte y el ejercicio físico.
· La facilitación del crecimiento y el desarrollo psicológico a través del deporte.
· El ejercicio físico y el bienestar psicológico.Origen e historia de la Psicología del Deporte

15

contexto deportivo. Tanto es así que, haciendo abstracción de las lógicas e
inevitables diferencias individuales, podemos afirmar que la Psicología del
Deporte tiene como objetivo primordial la comprensión de los factores
psíquicos que intervienen en el ejercicio físico y el deporte y la explicación de
sus efectos en el comportamiento y en el organismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada